Un pequeño cole, acogedor y muy familiar Situado en el centro de Mutxamel (a 300 metros de la iglesia) que cumple con todas las normas de educación, Seguridad e Higiene. Está autorizado y subvencionado por «Conselleria d´Educació» como Centro de Educación Infantil con el código: 03017564.
Inglés a edades tempranas. ¿Por qué no empezar desde bebés? La capacidad que tienen los bebés para adquirir un segundo idioma, distinto de la lengua materna, se va desarrollando paulatinamente con la edad. Así, podemos decir que los bebés: - A los tres meses, tienen la capacidad de aprender cualquier idioma, tanto es así que su balbuceo es igual en todas partes del mundo. - A los cuatro meses pueden distinguir cuando se les habla en diferentes idiomas y comprender el significado de palabras y frases. - A los seis meses, el balbuceo ya tiene el acento de su lengua materna. - A los ocho meses, el bebé puede producir sonidos de cualquier idioma al que haya sido expuesto. Por este motivo, cuanto antes esté un bebé expuesto a otros idiomas puede aprender más de una lengua a la vez de manera natural sin esfuerzo y logrando una perfecta pronunciación. Las investigaciones demuestran que las conexiones neurológicas del cerebro del bebé crecen considerablemente más si se expone sistemáticamente a una segunda lengua. Esta exposición produce y refuerza las conexiones neuronales que le facilitan su desarrollo intelectual, no sólo para el aprendizaje de idiomas sino también para distintas áreas y para toda la vida. Con los métodos de aprendizaje de idiomas, diseñados especialmente para el aprendizaje de 0 a 3 años, el bebé recibe una estimulación temprana óptima que le facilitará, además, el aprendizaje de múltiples actividades intelectuales. Los bebés participan en los grupos de aprendizaje y juego desde los cuatro meses hasta los tres años y medio en compañía de un adulto de confianza. Tu bebé tiene la capacidad de aprender inglés, natural y espontáneamente desde los cuatro meses. Los padres no tienen por qué dominar la lengua para poder enseñar a sus hijos, lo importante es buscar las herramientas adecuadas para favorecer el aprendizaje y tener ganas y motivación para que los pequeños estén expuestos al idioma todos los días para que se vayan asentando buenas bases. Los niños son como esponjas por su enorme capacidad para absorber conocimientos nuevos y toda la información que les facilitemos será buena para su futuro aprendizaje.
Música
Los beneficios de la música para los niños La música tiene el don de acercar a las personas. El niño que vive en contacto con la música aprende a convivir de mejor manera con otros niños, estableciendo una comunicación más armoniosa. A esta edad la música les encanta. Además, les aporta todos estos beneficios: 1. Seguridad: Les da seguridad emocional, confianza, porque se sienten comprendidos al compartir canciones, e inmersos en un clima de ayuda, colaboración y respeto mutuo. 2. Aprendizaje: La etapa de la alfabetización del niño se ve mas estimulada con la música. A través de las canciones infantiles, en las que las sílabas son rimadas y repetitivas, y acompañadas de gestos que se hacen al cantar, el niño mejora su forma de hablar y de entender el significado de cada palabra. Y así, se alfabetizará de una forma más rápida. 3. Concentración: La música también es beneficiosa para el niño cuanto al poder de concentración, además de mejorar su capacidad de aprendizaje en matemáticas. La música es pura matemática. Además, facilita a los niños el aprendizaje de otros idiomas, potenciando su memoria. 4. Expresión corporal: Con la música, la expresión corporal del niño se ve mas estimulada. Utilizan nuevos recursos al adaptar su movimiento corporal a los ritmos de diferentes obras, contribuyendo de esta forma a la potenciación del control rítmico de su cuerpo. A través de la música, el niño puede mejorar su coordinación y combinar una serie de conductas. Túmbale boca arriba y muéveselos para que pueda bailar mientras que le cantas. Le puedes cargar y abrazar en tu regazo entonando otros ritmos infantiles.
ARTE
Muestra de Arte infantil Anualmente, haciendo coincidir con el festival de fin de curso, en la sala de exposicones de la Casa de Cultura de Mutxamel mostramos “las Obras de Arte” realizadas durante el curso por nuestr@s artistas. Donde posteriormente subastamos entre padres y asistentes, para hacer una acción solidaria, entregando a CÁRITAS todo lo recaudado. Beneficios del arte para los niños - El arte es una forma de sentir la vida y al sensibilizarse ante el mundo, los niños se vuelven, casi sin darse cuenta mejores seres humanos, por el hecho tan fácil de permitir expresar su mundo interno de una forma que además les estimula a crear, aprender e innovar. - Por si fuera poco el arte en los niños potencia sus capacidades intelectuales, pero también lo hace con la comunicación entre padres e hijos a edades muy tempranas porque a través de los dibujos, la pastilina, la pintura e incluso también el baile... los padres podrán conocer un poco más a sus hijos. ¿Por qué ocurre esto? Porque ayuda a que exista más diversión y por tanto el vínculo afectivo se verá incrementado. - Además, también es muy importante el arte en los niños pequeños porque les hace pensar en mismos, tanto internamente como externamente. Con la plastilina o las pinturas necesitan utilizar las partes del cuerpo para poder plasmar su arte. El arte infantil tiene muchos significados, tantos, como se les pase a los niños por la cabeza. Pero lo que resulta fundamental en todo esto, es que los padres potencien todo este arte en los pequeños, que sepan plasmar su alegría y encanto ante los resultados del arte de sus hijos, sea cuál sea, porque así se les dará alas para que deje volar toda su creatividad e imaginación.
Los niños están siempre atendidos y dirigidos por personal tutulado, cualificado y dotado de experiencia, seguidos por el gabinete psicopedagógico durante el curso, para la elaboración y entrega de un exhaustivo informe final.
Que nuestros hijos coman en el comedor del colegio es en muchas ocasiones una obligación, especialmente cuando tenemos dificultades para conciliar la vida laboral y la personal. Pero no sólo son buenos para los horarios de los padres, sino que el comedor escolar puede tener múltiples beneficios para nuestros hijos. Si bien es cierto que como en casa con comida casera no se come en ningún sitio, también lo es que en el colegio podrán aprender modales y a tomar de todo, además de ser otro lugar para socializarse con el resto de compañeros de clase. Eso sí, a la hora de elegir el comedor deberás fijarte en la calidad de su comida (por ejemplo, si se prepara allí mismo), que el menú sea variado y aprobado por nutricionistas y las normas que sigan (si obligan a terminar el plato o no, entre otras). El comedor escolar, sus beneficios para nuestros hijos Buenos hábitos de alimentación: tus hijos no pueden elegir si se comen o no la comida que les ponen porque, simplemente, es la que hay, y esta suele sar sana para evitar la obesidad en niños. Obviamente esto no es así en los casos de niños alérgicos y también depende de los comedores, pero lo cierto es que varias investigaciones han puesto de relieve que los niños que comen en comedor tienen mejores hábitos de alimentación. Eso sí, no se puede olvidar que esto (que los niños coman de todo) es responsabilidad de los padres y que el comedor sólo nos ayuda. Cantidad adecuada: los comedores escolares, a estar especializados en comida para niños, les dan exactamente la cantidad que deben tomar según su edad. Esto es algo sobre lo que en casa a veces fallamos por puro desconocimiento, poniendo a nuestros hijos cantidades similares a las que tomamos nosotros, lo que no es bueno: debe comer según su edad y tamaño. Autonomía: tus hijos aprenderán a comer solos, a coger sus cubiertos, partirse los trozos y terminarse el plato, por lo que serán más autónomos. Socialización: mientras comen, los niños están compartiendo el tiempo con otros compañeros de clase, por lo que también se están socializando. Además, el que haya unos y otros acabándose el plano animará a tu pequeño a terminar con el suyo también. Rutina y horarios: en el colegio, siempre se come exactamente a la misma hora, y con un horario muy establecido, con los tiempos especificados para comer. En casa a veces esto es más improvisado y, sobre todo durante los fines de semana, nos "saltamos" más las normas. Respetar reglas: cada comedor tiene sus reglas y nuestro hijo aprenderá a cumplirlas: desde no levantarse de la silla mientras se come hasta tomar lo que pongan en el plato sin llorar.
En Estreletes elaboramos diariamente la comida en nuestra cocina del centro y la servimos calentita y recién hecha. Seguimos mensualmente un menú confeccionado por un nutricionista.
Estamos en:
Últimos actos celebrados